España insiste en atraer a los jubilados extranjeros

España insiste en atraer a los jubilados extranjeros

Los complejos residenciales para personas mayores autónomas comienzan a despertar el interés de los inversores extranjeros.

Fundada en 1991, Forum Mare Nostrum es la escuela de inglés más grande de España. La mitad de los 20.500 habitantes de la ciudad son internacionales, por lo que no encontrará un vecino que no lo sepa. Es un complejo residencial para condiciones relacionadas con la edad que ha estado en funcionamiento durante 20 años y es atendido principalmente por extranjeros, especialmente alemanes, holandeses, belgas y suizos. La edad promedio de los residentes es de 75 años, cubre 62,000 metros cuadrados. Es un edificio de 230 apartamentos con un centro de salud en el lugar, restaurantes, supermercados, jardines comunitarios y otras comodidades. Los residentes deben realizar un anticipo de 100.000 € – 230.000 € y pagar alquileres anuales entre 350 € – 950 € al mes. En julio, su propietario, Grupo Goya, vendió el resort al inversor belga Care Property Invest por 35 millones de euros. El complejo será administrado por Forum de Inversiones Inmobiliarias Mare Nostrum respaldado por los términos de un contrato de arrendamiento de 20 años.

Esta reciente adquisición es una de las primeras en un conjunto residencial para personas mayores en la costa mediterránea española por parte de un fondo inmobiliario cotizado, y no será la última. Actualmente Grupo Goya se encuentra en «negociaciones con varios de los fondos internacionales para su estrategia de crecimiento a cinco años, tanto desde el punto de vista de la propiedad de los resorts como de su gestión», comenta Vanesa Laporta. Planea lanzar muchas más propiedades en el mercado. En concreto, ya ha abierto cuatro centros en Alicante y Palma de Mallorca, y tiene previsto abrir varios más. Sume esos junto con el que acaba de vender, y suman 1255 unidades combinadas.

España insiste en atraer a los jubilados europeos

España tuvo dificultades para atraer jubilados a su país antes, pero finalmente están comenzando a ver los beneficios de este grupo demográfico. Para hacer frente a su falta de atractivo, España hizo una apuesta por convertirse en la «Florida de Europa» y atraer a jubilados internacionales de países con buena salud y capacidad de gasto. Intentaron esto en tiempos en que los precios de las propiedades estaban en auge. Algunos otros han existido durante décadas y han establecido un alto estándar en este nicho de mercado al brindar calidad. Esta propiedad existe desde hace muchos años y en 2005 sufrió un cambio de propietario. El grupo Credo España, que también es holandés, decidió comprarla.

Está ubicado en una parcela de 100.000 metros cuadrados e incluye cinco bloques de apartamentos y un edificio central. También hay un restaurante, bar, biblioteca, salón y centro de belleza para satisfacer todas sus necesidades. También hay una residencia para personas mayores, aunque no es de nuestra propiedad. «Estamos viendo un creciente interés por parte de los inversores que buscan complejos que ya están operativos y saben que funcionan», dice Juliette Bleekemolen de Credo.

La forma de vivir en Ciudad Patricia es comprando una licencia vitalicia. El precio medio para una persona de 78 años ronda los 170.000 euros. La mayoría de sus residentes son de Inglaterra y Holanda. La edad promedio es de 79 años para los hombres y 77 años para las mujeres. Actualmente hay 155 apartamentos ocupados y 22 disponibles

El otro complejo de esa firma holandesa está en funcionamiento en Sant Pere de Ribes, cerca de Sitges (Barcelona), y las obras comenzarán allí en 2023. Este próximo modelo albergará 209 apartamentos, 12 chalets, una residencia geriátrica, hoteles de atención y rehabilitación, restaurantes y bares para integrar a las personas mayores con toda la población.

Estos complejos de retiro que salpican la costa son más un hotel que una casa, con servicios de salud y un énfasis en la socialización. Los proyectos de represas a gran escala generalmente se encuentran en las afueras de las grandes ciudades porque necesitan terrenos vacíos. El grupo más grande de expatriados en Costa Rica incluye a británicos, alemanes, holandeses y escandinavos. Las principales razones de su inmigración incluyen un menor costo de vida y buenos servicios médicos. La mayoría de las personas que se mudan a España terminan quedándose aquí, lo que significa que suelen vender su casa en su país de origen. Laporta explica que la decisión sobre dónde ir se suele tomar cuando se viene a España, ya que ya no pueden permitirse vivir en el extranjero.